Estancias y cruceros : Senderismo, Kitesurf, Escalada y farniente a bordo de un velero

Inicio > Nuestros destinos > Las Baleares, el otoño

Las Baleares, el otoño

Un otoño de oro y de azul

Las baleares forman parte de los destinos más preciado por los amantes de la naturaleza y de la cultura. Se quedará impresionado por la riqueza de su fauna y flora, los paisajes espectaculares, las actividades deportivas y las playas paradisiacas, y todo bañado por un sol que le calentará en cuerpo y alma.

Las islas Baleares están situadas en el Mar Mediterráneo. Este archipiélago, constituye una comunidad autónoma española y comprende cinco islas principales :Mallorca, Menorca, Ibiza (Eivissa), Formentera y Cabrera así como algunos islotes. Esas islas cuentan actualmente con 820 000 habitantes.
Este archipiélago dispone de numerosos recursos para la práctica de deportes y ocio al aire libre, en relación con el mar y la tierra.

La más grande es Mallorca, su superficie alcanza los 3 640 km². Es sin duda la más rica a nivel cultural y humano. Palma de Mallorca es la capital de las islas Baleares.
Sus bahías azul turquesa, sus playas de arena blanca, sus ruinas y sus edificios cargados de historia como la catedral Sa Seu, el Palacio real de la Almudaina en Palma o el santuario del monasterio de Sant Salvador uno de los más antiguos de Mallorca, desatan la curiosidad de numerosos turistas. Una excursión al interior de sus tierras permite descubrir pequeños pueblos idílicos, mercados típicos, así como el modo de vida tradicional de sus habitantes, todavía presente.

Al oeste de la isla, se encuentra la Sierra de la Tramuntana. Una cadena montañosa y de acantilados que se extiende desde Andratx hasta Formentor y cuyo nombre se refiere directamente a la tramontana, ese famoso viento del norte presente en este macizo y que sopla desde el continente.
Este sitio es especialmente conocido por los senderistas y los adeptos a los deportes de deportes de aventura.
Es en este lugar, más abrupto de la isla, que se encuentran unos pueblos pintoresco magníficos construidos sobre la ladera de colinas tales como Valldemossa, Deia y Soller.
Un verdadero deleite para la vista.
Al este de la isla, le sorprenderán las generosas y fabulosas calas de aguas luminosas y brillantes como Cala Mesquida, Agulla, Cala Torta, y las legendarias grutas de Artá y del Drach sin olvidar los pequeños puertos de pesca como el de la Cala Figuera.

Al norte, se encontrará con la belleza de las costas y de los paisajes especialmente en el Cap Formentor deslumbrante y radiante. En cuanto a las bahías de Alcudía y de Pollença, constituyen otra zona turística eminente de Mallorca.

Mallorca es sin duda la isla que ofrece más posibilidades desde un punto de vista turístico, y sus paisajes son muy variados. Entre mar, montaña, ciudad, campo…… ¡No sabrá por dónde empezar!

El acantilado de la Cala Magraner es sin duda alguna uno de los feudos de los amantes de la escalada, en un marco paradisiaco. Una cala rocosa mediterránea (Calanque) en la costa este, acompañada de una maravillosa playa de arena fina y agua translucida y cristalina.
También hay spots de escalada mayores, como El Diablo y Es Pontas, que escaladores de alto nivel dieron a conocer al pequeño mundo de la escalada.

La playa virgen de Cala Varques se encuentra a 12 kilómetros de Porto Cristo (localidad situada en la isla de Mallorca). Conocida por su arena blanca y fina que la convierte en una playa de ensueño, también ideal para la escalada: sensaciones, relax y adrenalina.
Poco frecuentada, sigue siendo un lugar de calma y tranquilidad, nada mejor para disfrutar del psicobloc (Deep Water Soloing).
También hay una slackline, instalada por los escaladores, para hacer los funámbulos y poner a prueba sus equilibrios, cuerpo y espíritu.

La isla de Menorca, se extiende sobre unos 710 km² y es más preservada que su « hermana mayor ».
Dicho eso, guarda de manera incontestable también su encanto imprescriptible.
Reputada más tranquila que su hermana, es también un lugar de predilección para el senderismo, aunque también rodeado por calas y bonitas playas.
Al norte de la isla, el pequeño puerto de pescadores de Fornells ofrece la oportunidad de degustar la suculenta y sabrosa cocina local.

Ibiza (541 km²) es conocida por ser la cuna de los librepensadores. Durante los años 60, los hippies hicieron de ella su lugar de predilección. Esta isla es también conocida por su vida nocturna festiva, delirante y alocada, es el lugar por excelencia de los clubbers del mundo entero. Además de esta atracción, los visitantes pueden deambular en el corazón del barrio histórico de Ibiza y admirar las fantásticas puestas del sol en el islote de Es Vedrà, en frente de la Cala d’Hort, esta larga y apacible cala aislada, situada a 22km al oeste de Eivissa.

Formentera, situada al sur de Ibiza, con sus 82 km², constituye la isla más pequeña del archipiélago. Ideal por la calma y sus paisajes salvajes y pintorescos.

Por último la isla de Cabrera, al sur de Mallorca. Conocida por su Parque Nacional Marítimo Terrestre excepcional, su pequeño puerto dónde amarran las golondrinas (barcos lanzaderas), se extiende sobre unos 1 569 hectáreas y es una sucesión de acantilados, de playas de arena y de grutas por explorar en unas aguas calientes y límpidas. La más espectacular es Sa Cova Blava, caracterizada por su enigmática disposición natural de luz y de colores.

¡Amará esas islas y probablemente deseará volver para disfrutar de los paisajes bellos, de la cultura insular y de sus temperaturas suaves, todo el año!

Estancias en las Baleares